Qué es y tipos de neuromarketing

Qué es y tipos de neuromarketing

Hoy en día concebimos la presencia intrusiva de la publicidad como algo totalmente normal. Todo tipo de marcas nos bombardean con anuncios de muchas formas, algunas sin darnos cuenta y otras siendo conscientes. Nos encontramos frente a una publicidad masiva muy difícil de controlar.  

Dada la gran cantidad de información que recibimos diariamente, lo más probable es que todos esos anuncios no consigan su función final. De hecho, hasta puede que el objetivo contrario. De querer vender un producto, pasan a que los usuarios se sientan invadidos por las marcas. Como respuesta a estos estímulos nace el neuromarketing.

¿Qué es el neuromarketing?

Podríamos definir el neuromarketing como el estudio del proceso de la toma de decisiones de los consumidores o posibles consumidores antes de realizar la compra, mientras lo están haciendo y después. Se usa para identificar los estímulos y hacer predicciones sobre el comportamiento de las personas.

Fusión Pro Autónomos

Objetivo del neuromarketing

De esta forma, esta ciencia está especializada en identificar dichos estímulos aplicados a diferentes campos. Por ejemplo, desde una gráfica publicitaria hasta un mapa de color para ver las reacciones o dónde se fijan más. Esto se debe a que la publicidad cada vez es más experimental y busca remover emociones mediante historias, pues el terreno de las emociones juega un papel muy importante a la hora de tomar una decisión de compra.

Por lo general, el neuromarketing tiene como objetivo analizar cómo reacciona nuestro cerebro cuando recibe impactos publicitarios. Para ello, se valoran tres aspectos: las emociones, la atención y la capacidad retentiva.

Tipos de neuromarketing

Una vez definido el concepto de neuromarketing, veamos los tres tipos de estímulos que se identifican:

Visual

El primer estímulo es el visual. Este tipo de neuromarketing es el que se basa en cómo percibimos nuestro alrededor gracias a la vista. Este sentido es capaz de captarlo todo. Consigue que un anuncio remueva nuestras emociones, capte nuestra atención y permanezca en nuestra memoria. Reacciona a través de impactos visuales.

Las imágenes suponen un estímulo muy importante. Impactan de manera rápida y eficaz en nuestro cerebro. El neuromarketing visual analiza la forma en la que los distintos elementos relacionados con el circuito de la visión impactan en el consumidor. Es decir, conceptos como el color, la imagen, el relieve, etc. Esto es determinante para las marcas, pues según la conclusiones se realizará una acción publicitaria u otra, además de adaptar el diseño de un producto. Una de las técnicas más recurridas es la terminación del precio de un producto en 0,99, ya que hace que nuestro cerebro perciba que ese precio es menor que otro. También las palabras “gratis”, “rebajas” u “oferta” llaman la atención de nuestros consumidores.

Auditivo

En segundo lugar encontramos el neuromarketing auditivo. Este es el que se basa en todo lo que percibe nuestro sentido de la audición. Es decir, todo aquello que escuchamos. Se apoya en el uso de sonidos y melodías para activar en el consumidor emociones concretas, como la alegría o la relajación.

Mencionada la importancia de las imágenes, también la música tiene el poder de estimular el lado más sensible de las personas, aunque no es un factor tan decisivo como el visual en la decisión de compra. Aun así, está demostrado que determinados estímulos auditivos sí favorecen la ejecución de estas transacciones.

La música y los sonidos generan una asociación en la mente del consumidor hacia una marca en concreto. Además, acondicionan comercios para fomentar la compra a través de las emociones y potencian los beneficios de un producto. Por ejemplo, cuando en un anuncio de galletas el personaje muerde el alimento o cuando abre un refresco y se escucha el sonido del gas.

Kinestésico

En tercer y último lugar está el neuromarketing kinestésico. El neuromarketing kinestésico es aquel que se basa en lo que percibimos con el sentido del tacto, el olfato y el gusto. Aunque es mucho menos común que los anteriores, también tiene un papel relevante en la decisión de compra.

Es posible estimular el sentido del gusto no solo con degustaciones reales. También puedes hacerlo ofreciendo imágenes de alta calidad y sonidos propios de los productos de alimentación que mencionábamos anteriormente. Esto activa nuestras papilas gustativas.

Algunas de las técnicas del neuromarketing kinestésico son las degustaciones de producto y presentaciones donde el público puede oler, tocar y probar. En cuanto a tacto, por ejemplo, los teléfonos móviles son cada vez más ergonómicos y agradables al tacto. Esto es porque también somos más propensos a comprar tras haber tenido una buena experiencia táctil.

Por último, si quieres convertirte en un experto en neuromarketing, fórmate con el Master en Neuromarketing aplicado de IEBS Business School. Adquirirás un conocimiento profundo del consumidor, práctico y accionable en el día a día de la empresa con casos reales de la experiencia de investigación con grandes marcas.


Qué es y tipos de neuromarketing Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies