Alfonso Murat: “las ideas están sobrevaloradas”


Foto de Alfonso Murat

Lowffer funciona desde principios de 2011 gracias a un equipo de “perfiles multidisciplinares y con una media de más de 15 años de experiencia”, tal y como explica Alfono Murat, uno de los co-fundadores. Aunque “estamos creciendo en número de usuarios y tenemos integradas diferentes plataformas de ofertas masivas, estamos trabajando en la simplificación y optimización de la herramienta”, explica. Lo mejor es que, entre tanto trabajo, Alfonso no se olvida de las nuevas generaciones y por ello forma parte de Iniciador Kids Cantabria.

Lowffer parece una herramienta muy útil, ¿me equivoco? Cuéntanos en qué consiste.

Fusión Pro Autónomos

Lowffer es una red social de recomendación de la experiencia de compra sobre cualquier producto o servicio de forma geolocalizada y con formato microblogging, algo que ya sabíamos que funcionaba muy bien. Hemos desarrollado un modelo eficiente donde podemos compartir ese sentimiento pretecnológico de satisfacción por haber hecho una compra con un gran descuento o con una relación calidad-experiencia-precio excelente.

Hay ranking de usuarios por categoría, mapa con la localización de las ofertas (Lowffers), puedes seguir a esas personas que más saben sobre ciertos productos, o aquellas que se mueven por ciertas ciudades o barrios.

En definitiva, Lowffer nos permite conocer los patrones de consumo de los usuarios mediante la acción de la publicación de sus propias experiencias, pudiendo segmentar mejor la información que reciben y ofreciéndosela justo en el momento del proceso de decisión de compra, cuando están con el dinero en la mano.

¿Cómo se te ocurrió la idea? Imagino que no solo sería cosa tuya, ¿no?

Las ideas están sobrevaloradas, tengo un despacho lleno de cajas que contienen cientos de ellas. Lo importante es qué problema resuelve, a quien se lo resuelve, la coherencia con el momento, el mercado objetivo y, sobre todo, quienes y cómo implementan esa idea.

Tengo la gran suerte de estar rodeado de gente con una relación talento, compromiso,   perseverancia, capacidad personal y técnica, que hace que parezca fácil todo lo que hacemos y os aseguro que está muy lejos de que sea así.

Pero, respondiendo a tu pregunta en concreto, te confesaré que la idea surge de las reflexiones en torno a los modelos poco eficientes de los “groupones”, donde hay una escasa segmentación, gran avalancha de información hacia los usuarios y poco o nula recomendación de personas “reales” que le aporten valor por experimentación de la compra y sobre el producto. La gente está cansada de anuncios y ofertas comerciales, valora mucho más lo que un amigo o incluso un desconocido con criterio puedan recomendarle. Eso es precisamente lo que hace Lowffer.

¿Crees que el modelo de startup es la mejor forma de emprender en la actualidad?

Simplemente es uno de los modelos. Para mí, emprender es cambiar unas cosas por otras, ya sea como startup, como autónomo, como asalariado, como inversor o cooperante internacional.

Eres el fundador de otras empresas. Lo tuyo sí que es emprender. ¿Has decidido tú emprender o simplemente te ha venido?

Con 15 años (1988) compraba disquetes en Madrid en cajas de 200 y los vendía por correo postal en paquetes de 1 a 5 unidades. De los 16 a los 18 estudiaba formación profesional por la mañana y por la tarde trabajaba en PRYCA; en casa hacía falta ayuda. Con 18 años (1991) fundé  junto con otros dos socios mi primera empresa de informática, duró dos años. Tras terminar los estudios, pasé sin pena ni gloria por la UNED,  hice la “mili” y trabaje en una empresa tecnológica. En 1996 fundé junto con tres amigos una empresa de servicios informáticos que aguantó dos años. Desde 1998 hasta 2008 lideré mis empresas como socio único; fue muy duro y os puedo asegurar que pasé las de Caín. Desde 2008 hasta la actualidad se han indo sumando a mis proyectos 4iKIM Collaboration y SAYMe Wireless Sensor Network, socios inversores de España y de EEUU.

¿Cual era la pregunta? ¡¡Ah!! Emprender ni te viene ni lo decides, es una actitud frente a la vida y luego la canalizas, bien mediante proyectos personales, en tu puesto de trabajo dentro de cualquier organización o en el jardín de tu casa.

También colaboras con Iniciador  Kids Cantabria, ¿verdad? ¿Qué papel desempeña la educación, a tu juicio, en esto de emprender?

Los modelos formativos actuales son obsoletos, es urgente establecer mecanismos alternativos para detectar, desarrollar y potenciar el talento, el esfuerzo y la iniciativa. El futuro de todos depende del éxito de lo que hagamos ahora, sobre todo con las nuevas generaciones.

Iniciador Kids es un buen ejemplo de cómo el agua siempre encuentra el camino para llegar al mar. Necesitamos más gente comprometida con la mejora continua. Hemos enseñado a la sociedad a ser muy impacientes con los resultados y esto dificulta los cambios profundos que se han de acometer.

Desde diferentes ámbitos, nuestras empresas están ayudando y aportando ese esfuerzo que contribuya a una nueva dinámica. Ahora lo llaman Responsabilidad Social Corporativa, yo lo llamo echar una mano.

Y ya que te rodeas de tanta juventud… ¿hay jóvenes con ganas de emprender y de hacer cosas nuevas?

Hay mucha gente con ganas de hacer cosas, gente con capacidades y gente sin ellas. Desde el mundo del emprendimiento hay que tener mucho cuidado, responsabilidad, con lo que se vende a la gente. Son momentos difíciles, el río lleva mucha agua y no todos saben nadar ni cuentan con suficientes fuerzas para llegar a la otra orilla.

Sí es cierto que hay una dinámica positiva y mucha gente atreviéndose. Igual que yo he recorrido muchos despachos contando mis proyectos, y seguiré haciéndolo, nuevos emprendedores llegan al mío pidiendo consejo.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

En cuanto a mis otros proyectos, cada uno de ellos tiene sus propios equipos y gestores, están excelentemente asesorados por socios de talla internacional y se están transformado en proyectos globales con líneas de negocio ya abiertas en otros países.

Lowffer tiene un modelo de negocio global, hemos de quemar aún una serie de etapas y llevar el proyecto a ámbitos internacionales.

Estamos hablando con las personas adecuadas para hacer esto posible, por presencia, experiencia e inversión. Pero es un camino y como tal hay que recorrerlo, así que por el momento seguimos buscando equipo para sumar al proyecto Lowffer e inversores que apuesten por él. ¿Te vienes?

Detrás de esta aventura, hay mucho esfuerzo pero Alfonso confiesa que le compensa. Claro que para  “ser un emprendedor y hasta que no recorras ese camino tortuoso, doloroso y complejo no sabrás si realmente vales o no para serlo”.


Alfonso Murat: “las ideas están sobrevaloradas” Movistar MásQueNegocio

1 Comment

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies