Nico Bour: “El salto al vacío tiene que ser irreflexivo”


Foto Nico Bour

Nico Bour es el CEO y uno de los fundadores de Uvinum, un marketplace internacional de vinos, cervezas, destilados, accesorios y productos gourmet. Hablar con él es hablar con la felicidad personalizada. Asegura que ha tardado 33 años en encontrarla, y eso que las mejores empresas en España forman parte de su gran currículo. “Emprender es el mejor máster que existe”, asegura. Eso sí, quienes decidan hacerlo, mejor que no lo piensen demasiado.

Eres el CEO de Uvinum, un proyecto en el que están tus pasiones: Internet y el vino. ¿Cómo nace la idea de juntar las dos cosas que más te gustan para montar este proyecto?

Fusión Pro Autónomos

El concepto nace hace 3 años. El vino es un sector en el que mi familia lleva muchos años dedicándose e Internet es lo que mejor conozco. Cuando decidí aunar estas dos pasiones decidí buscar a dos personas multidisciplinares para formar equipo: Alberto García, CTO & cofundador, y Alberto López, CCO & cofundador, a los que ya conocía de anteriores trabajos. Empezamos a hablar, a dar vueltas a la idea y al final acabamos dejando nuestros trabajos un año después de nacer el proyecto, a finales de 2010.

¡Así que eres el culpable de todo!

En realidad, culpables somos los tres. Yo solo no podía haber hecho nada pero sí fui el que lo inició. Pero es una aventura compartida en todos los sentidos y la verdad es que no me costó convencerlos. Cuando empezamos a elaborar el plan de negocio fuimos muy estrictos y acordamos que si no estábamos 100% seguros de querer dejarlo todo y lanzarnos a la piscina con nuestros propios recursos, parábamos  porque no queríamos hacer cosas a medias tintas. Por suerte, los tres teníamos el mismo espíritu aventurero.

Aventurero o loco, porque los tres habéis trabajado en las mejores empresas que hay en España…

El hecho de dejar una estabilidad para afrontar un emprendimiento es un salto al vacío. Pero, para mí hay algo más importante, y no es broma: la pareja. Si no tienes el verdadero apoyo de ellas, esto no funciona. Y de momento no se han arrepentido.

¿Tenías claro qué es lo que querías hacer desde el principio?

No del todo. La idea, al principio, era hacer un Facebook para comerciantes del vino y siempre dijimos que nunca haríamos comercio electrónico. Ahora, solo hacemos comercio electrónico (risas). Es muy curioso, pero es muy habitual que un emprendedor empiece con un foco y al final el mercado y tú mismo, fruto de la evolución, te posicionan donde puedas tener éxito.

Y tras tantas conversaciones… ¿decides dejarlo todo y lanzarte? ¿Qué necesidad tenías de correr ese riesgo?

Yo tenía un vacío interior muy grande. Me sentía frustrado y no era yo en el campo profesional, como si me hubiesen cortado las alas. Mi objetivo no ha sido nunca ser director de una compañía sino crear. Ahora es cuando soy feliz. Sí que es cierto que el salto al vacío tiene que ser irreflexivo en cierto modo porque si piensas mucho, hay mil puntos negativos para que no lo hagas y solo dos buenos. Asusta más antes de darlo que cuando realmente lo has dado.

Estáis también en Reino Unido, Italia, EE.UU… ¿cómo ha sido lanzarse a esta experiencia internacional?

Nuestro negocio está basado en la escalabilidad, es decir, por invertir muy poco más, multiplicamos enormemente nuestros ingresos. Por ello pensamos que nuestro proyecto tenía que ser escalable y global. Un inconveniente de este proceso es la imagen de marca: es muy difícil hacerse conocer dentro y fuera del país. Son mercados grandes con importantes competidores.

¿Qué balance haces después de estos más de dos años en marcha?

Me encantaría tener tiempo para hacer ese balance. Empezamos los tres trabajando en nuestras casas respectivas, con nuestros ordenadores, sin página web, sin facturar… Y ahora, miro a mi alrededor y veo que somos 13 personas trabajando en la empresa y seguimos creciendo. Ves que todo en lo que apostaste tiene sentido, aunque cada día es un obstáculo más que hay que superar y aún nos falta consolidarnos. Tampoco me paro mucho a pensar, simplemente disfruto.

¿Crees que se apoya realmente al emprendedor?

Nunca he esperado que ni el Estado ni el Gobierno ni nadie te ayude porque al final todo depende de ti. Oigo a mucha gente que se queja de las ayudas pero  si realmente quieres emprender, hazlo. ¿Qué te ayudan? ¡Bien! ¿Qué no? ¡No pasa nada! No hay que emprender porque nos vayan a ayudar. Emprender solo depende de ti.

Pero es verdad que se ha convertido en un arma política…

Sí, de hecho lo hemos visto en las últimas elecciones. Y es más, se cree que ante la crisis los emprendedores tenemos el deber de salvar el país y yo no creo que esto tenga que ser así. Una cosa es que el Gobierno facilite que el emprendedor pueda emprender, porque hay muchas cosas que se pueden hacer, pero la realidad es que el emprendedor no está para salvar al país. El emprendedor está aquí para salvarse – egoístamente y lo siento mucho- a sí mismo. Luego, ya empezará a salvar a los demás. Invertimos mucho dinero, tiempo, familia, amigos…  Creo que son suficientes motivos para que uno se salve primero.

¿Cuáles son vuestros próximos planes?

Hace un par de meses que hemos lanzado Sportivic, un marketplace especialista en el sector deportivo. Estamos creciendo junto a Uvinum y, si nada falla, lanzaremos dos negocios más a finales de año. Estamos creando una red europea de comercio electrónico muy potente y estamos centrados en lanzar negocios, hacerlos crecer y consolidarlos.

Nico reconoce que es todo un romántico. “Creo que emprender es escuchar al corazón y yo he tardado 33 años en hacerlo”, confiesa y es lo que aconseja a cualquier posible emprendedor porque “emprender es el mejor máster que pueda existir”.


Nico Bour: “El salto al vacío tiene que ser irreflexivo” Movistar MásQueNegocio

3 Comments

  1. Marc Noguera
    Marc Noguera03-26-2014

    hola,

    dejo un link a una entrevista más reciente a Nico Bour por si alguien quiere saber más:

    http://foundersandtips.com/vender-en-un-marketplace-de-ecommerce-por-nico-bour-de-uvinum/

  2. Adrian Bosch Nart
    Adrian Bosch Nart05-13-2013

    si él hace negocios, los puede hacer cualquiera. La peor empresa del mundo, limítense a probar el servicio que brindan o la falta de este por medio de sus productos y lo comprobarán. Sin duda el marketing hace maravillas y estos vendehumos son un ejemplo. Fiasco de modelo empresarial

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies