Víctor J. González: “cuando sientes el escalofrío del miedo, la voluntad y la ilusión de emprender se imponen”


Foto Avenio

Lejos de la industrialización y la globalización en la que nos movemos, hay proyectos que surgen del amor al arte y la belleza, de la creencia que con cariño y trabajo bien hecho se puede llegar donde se quiera. Y esto es en lo que creían Víctor J. González y María Collado cuando fundaron Avenio, porque más que joyas ellos ofrecen, como ellos mismos dicen, “piezas únicas con su alma y su historia”. Hablamos con Víctor y esto es lo que nos contó.

¿Cómo surgió el proyecto de Avenio?

Fusión Pro Autónomos

Avenio surge directamente del corazón. El equipo de Avenio lo formamos personas de campos profesionales muy distintos, desde la gestión de proyectos artísticos y el diseño, al mundo comercial o de la comunicación, pero todos nosotros coincidimos en algo, somos creativos, emprendedores y amamos la belleza y el trabajo bien hecho.

En este mundo de consumo globalizado y uniforme pensamos que hay sitio para una oferta que prima la diferenciación, el trabajo artesanal, la calidad y la exclusividad, todo ello a un precio asequible.

El nombre de Avenio fue elegido como marca por María Collado para sus joyas al saber que uno de los primeros negocios que fundó el gran maestro vidriero y joyero René Lalique fue un lupanar en la Plaza d’Avignon de París. Avenio es Aviñón en latín y la cultura y la lengua de los antiguos romanos son viejos conocidos suyos. Así que ya que teníamos una vinculación especial con la marca, decidimos ampliar su uso y dar el mismo nombre a la tienda.

En vuestro mercado contáis con la competencia de muchas marcas, algunas de ellas muy fuertes y conocidas, ¿en qué se diferencia Avenio?

Cierto, sin embargo, nuestras propuestas nacen con vocación de alejarse de tendencias pasajeras y –como nos gusta decir- de conquistar corazones y armarios con la intención de quedarse en ellos para siempre. Estamos convencidos de que las prendas, joyas y complementos que no pasan nunca de moda es porque nunca han estado de moda. Permanecen en el tiempo gracias a su calidad y a su diseño, lo que permite a sus usuarias adaptarlas a su personalidad, hacerlas suyas y en definitiva, que pasen a formar parte de su vida y de su historia personal.

Uno de los valores por los que más destaca Avenio es por tener diseños exclusivos de facturación artesanal y hechos con mimo. ¿Cómo os planteáis el futuro? ¿Creéis que una expansión o el crecer como empresa puede afectar de alguna manera a ese cariño que ponéis en cada una de vuestras piezas?

Está en la esencia de nuestro proyecto seguir trabajando con colecciones limitadas en toda la gama de productos que trabajamos y con una serie de piezas únicas, garantizadas y certificadas. Es precisamente ese nivel de exigencia y exclusividad uno de nuestros mayores valores y uno de los elementos que nos diferencian.

En esa línea, por ejemplo, acabamos de incorporar a nuestra oferta unas secciones dedicadas a joyas y abanicos antiguos, de las que estamos muy orgullosos. A pesar del esfuerzo y del coste que supone la localización, adquisición, catalogación y restauración de estas piezas, creemos que el resultado merece la pena si queremos presentar a nuestros clientes complementos únicos, de los que pasan de generación en generación y se quedan en la familia para siempre.

Será para nosotros todo un reto crecer y seguir manteniendo el espíritu de Avenio.

Hace poco que habéis lanzado vuestra tienda online, ¿es Internet la salida para los jóvenes diseñadores que dan sus primeros pasos en la moda?

Yo diría que hoy por hoy es casi la única, dadas las dificultades que tenemos los jóvenes diseñadores de encontrar otros puntos de venta y distribución. Con sus luces y sus sombras, Internet es un gran escaparate en el que cabe todo. La clave consiste en encontrar tu posición, saber llegar a tu público objetivo y darle la confianza y el servicio o producto que necesita.

¿Es un lujo en estos tiempos lanzarse a la aventura de crear una empresa?

Mencionas las palabras clave, lujo y aventura. Desde mi punto de vista es las dos cosas. Lujo en el sentido de poder llevar a cabo tu visión y aventura porque no sabes qué te espera en el camino y si alcanzarás tu meta. A veces sientes el escalofrío del miedo pero, al menos en mi caso, la voluntad y la ilusión de emprender se imponen.

Por vuestra experiencia, ¿qué es lo más positivo y lo más negativo de emprender?

Lo más positivo es la libertad y la independencia en la toma de decisiones y lo más negativo es la consecuencia de lo anterior, que no hay red que pare tu fracaso o tus errores en la toma de esas decisiones.

¿Qué consejo le darías a todos esos jóvenes diseñadores que quieren dar a conocer sus proyectos?

Que aprendan a creer en sí mismos, que pongan a trabajar su imaginación en la búsqueda de nuevas ideas y que no se den por vencidos a la primera dificultad.

Víctor y su equipo lo tienen claro, sea cual sea el camino que tome Avenio, seguirán trabajando para ofrecernos sus mejores creaciones y mantener la esencia artesana y única que les caracteriza.


Víctor J. González: “cuando sientes el escalofrío del miedo, la voluntad y la ilusión de emprender se imponen” Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies