Linking Paths: “la rentabilidad no debería ser un fin, sino un efecto del impacto positivo de la empresa”


Foto Linkingpaths

Entrevistar a Aitor García y a Alberto Molpeceres, de Linking Paths, una empresa que desarrolla aplicaciones web, es hablar con dos enemigos del verbo ’emprender’ porque “ha sido manoseado, prostituido y abusado de tal modo que ya casi ni se reconoce”, aseguran. Emprender es montar un negocio, “tan sencillo como eso”, y no un “un objetivo en si mismo que está reservado a un perfil casi místico de gente ‘innovadora’”. Ahora que ya les conocemos un poco mejor, empezamos.
¿Qué es Linking Paths? ¿Cómo se os ocurrió montar este negocio?

 Linking Paths es una empresa de desarrollo software. Creamos servicios web que pretenden mejorar la vida de nuestros usuarios. Nosotros nos conocimos años antes de crearla. Ambos somos desarrolladores y compartimos opiniones sobre cómo, por qué y para qué crear software. Tras algunos años hablando sobre ello, llegó el momento de poder participar juntos de ese enfoque y lo hicimos. Por eso creemos que, en muchos casos, la creación de una empresa es el resultado natural de disfrutar haciendo algo, de querer dedicar a ello el mayor tiempo posible y de compartir ese tiempo con personas con las que compartes una misma visión.

Fusión Pro Autónomos

Entrar en vuestra web da alegría, sobre todo cuando uno pincha en la sección para conocer el equipo. ¿Tanto optimismo y alegría se respira en una tarea tan difícil como la de montar un negocio?

 ¡Gracias! ¡Nunca nos habían dicho que nuestra web transmitía optimismo y alegría! El hecho de que el balance de todos estos años sea positivo -y debe serlo- para tener un vida feliz, no significa  que todo sea fantástico.

Creemos que empezar un negocio es fácil. Extremadamente fácil para la mayoría de sectores y personas. Puedes montarlo en la mayor parte de comunidades autónomas en pocos días, con poco dinero. Pero… ¿es cómodo? No, tienes que patear oficinas y registrar papeleo. ¿Es agradable? ¡Tampoco! Siempre hay funcionarios fantásticos y otros no tanto.

Así que la cosa no resulta tan complicada, ¿no?

Creemos que el Estado es torpe, ineficaz y paleto promocionando la creación de empresas pero no compartimos la opinión de otros emprendedores sobre lo difícil que es “empezar” una empresa en España. Empezar algo -una empresa o cualquier cosa- únicamente requiere de un momento súbito de decisión, un chispazo de determinación, un instante en el que la persona y su deseo están en el mismo sitio, al mismo tiempo. Cualquiera que realmente quiera hacerlo -detalle importante- puede hacerlo.
Lo verdaderamente difícil es cómo mantener viva esa determinación. No durante un año, ni durante dos, sino duramente 25, 50 o 100. Es tan difícil que los casos en el mundo de empresas que sobreviven a sus fundadores son la excepción y no lo normal.
¿Cómo se os ocurrió escribir esos 17 puntos que podemos ver en vuestra web donde contáis lo que vais aprendiendo en el camino?

Cuando celebramos nuestro 5º aniversario como empresa, empezamos a pensar sobre lo que habíamos aprendido en este tiempo, lo que habíamos hecho mal, lo que habíamos hecho bien, lo que no habíamos hecho… Creímos que algunas de las conclusiones a las que llegamos eran lo suficientemente genéricas como para que fueran útiles para otras personas. Las sintetizamos en puntos y las publicamos. Nada del otro mundo… creemos que todas las empresas deberían hacer una declaración pública de sus ideas y valores.

¿Y qué tal os ha ido a vosotros?

Llevando siete años solo podemos decir que la evaluación es muy positiva pero es difícil generalizar en este punto. Por una parte trabajar en Linking Paths es fantástico: hacemos lo que nos gusta hacer todos los días, gozamos de flexibilidad para trabajar dónde, cuándo y cómo queremos, podemos aplicar nuestra visión de las cosas en un producto y ver cómo es usado por miles de personas… Definir tu empresa, lo que defiende y representa y poder vivir de ello es un privilegio que no todos tienen y nos sentimos muy afortunados de que sea así.

Por otra parte es duro. Muy duro. Asumir las decisiones y los valores sobre los que hemos montado Linking Paths conlleva una cantidad de esfuerzo enorme y a veces es fácil caer en el desaliento. Pierdes de vista el objetivo de lo que quieres hacer y el detalle más insignificante del día a día se hace insalvable.

¿Qué os llevó a montároslo por vuestra cuenta?

Montar una empresa es una salida lógica si encuentras algo que te gusta hacer y que es útil para otros hasta el punto que te paguen por ello. Cualquier persona que se encuentre en esa situación puede crearla y así lo hicimos nosotros.

Que hoy día es posible crear una empresa rentable, no es fácil de creer. ¿Algo que decir a esos escépticos?

Creemos que es posible tener una empresa rentable porque existen personas dispuestas a pagar un precio digno por un servicio que mejore su vida en mayor o menor grado. Y creemos que ese es un principio universal muy cercano a cualquier humano independientemente del momento de la historia. Obviamente, posible no es lo mismo que fácil. Quizás esos escépticos debieran empezar por preguntarse si están haciendo algo por lo que ellos mismos pagarían.

Sin embargo, la rentabilidad no debería ser un fin en sí mismo, sino un efecto del impacto positivo de la empresas.

¿Qué pasos debe dar un emprendedor para montar una empresa rentable? Y más cuando hoy día solo escuchamos que se están cerrando negocios…

El consejo más fiable que tenemos en este sentido es hablar con el consumidor que mejor conoces: tú mismo. La gente tiene que pensar en esos problemas que le gustaría que alguien le resolviera y cuanto pagaría por ello. Generar un producto/servicio para ti mismo ayuda a eliminar interrogantes. Si existe un grupo de personas suficientemente grande que comparta tus problemas, tienes un mercado y con ello la posibilidad de un negocio.
Pero además de esto, los rudimentos para hacer una empresa rentable son bien sencillos: haces algo que la gente quiere, lo das a conocer y lo vendes por un precio superior a tus costes. Hay un montón de gente empeñada en hacerlo más complejo de lo que es, pero básicamente, tener una empresa rentable, se reduce a esto.

Lo peor y lo mejor de montar un negocio.

Lo mejor de ser empresario es la capacidad para crear bajo tus propias reglas y vivir de ello. Lo peor es el peso de la responsabilidad que implica.

Aun así, ¿merece la pena?

En nuestro caso como en otros tantos, sí, merece la pena. Si preguntas en la calle encontrarás posiblemente el mismo número de personas que te digan que no. Quizás es más interesante el concepto de fracaso. Si haces todo lo que está en tu mano, nadie te asegura que no acabarás perdiendo, pero solo un estúpido o un hipócrita te dirá que has fracasado.

¿Crees que estamos rodeados de demasiado pesimismo o se pueden hacer cosas?

Nuestro cerebro es muy curioso. Habitualmente favorecemos una recompensa inmediata en lugar de una a largo plazo. En el corto plazo las malas experiencias suelen tener un peso desproporcionado sobre las positivas. Sin embargo, en el largo plazo solemos tender a ver el vaso lleno y solo recordamos lo positivo. Somos contradicción.

Así de claros son estos dos emprendedores a los que la crisis ha pasado factura. Contaban con trabajadores hasta hace unos meses. “No hay palabras para describir como te sientes en el momento de tener que despedir a un amigo”, aseguran. Pero continuarán porque  Linking Paths merece la pena.


Linking Paths: “la rentabilidad no debería ser un fin, sino un efecto del impacto positivo de la empresa” Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies