Un ordenador de bolsillo, el FXI Cotton Candy


Cotton Candy

La empresa noruega FXI Technologies ha creado uno de los dispositivos más curiosos e interesantes de los últimos años, se trata del singular gadget Cotton Candy. Con la apariencia y tamaño de una memoria USB, lo que tenemos realmente en nuestras manos es todo un ordenador de sobremesa para llevar en el bolsillo.

Se presentó en el pasado Mobile World Congress 2012 de Barcelona y por fin este mes de marzo lo podremos ver en las tiendas.

Fusión Pro Autónomos

Este diminuto ordenador funciona enchufándolo directamente a cualquier pantalla o a otro ordenador ya sea portátil o no. Pero además le han añadido tal cantidad de extras que parece imposible que pueda funcionar correctamente en su totalidad.

Solo necesitas una pantalla para conectarlo

Sin duda alguna estamos ante un producto que será de gran ayuda para todos aquellos empresarios que necesiten transportar y conservar bien todo su trabajo e información. De esta manera no es necesario cargar con un ordenador o temer que puedan robarnos o perder el portátil. Basta con llevar el pequeño aparato en el bolsillo y enchufarlo a una pantalla u ordenador cuando queramos usarlo. Otra opción es utilizarlo conjuntamente con nuestro portátil y así guardar en el Cotton Candy la información más importante y privada por si al ordenador le pasara algo.

Solo dependemos de una pantalla con entrada HDMI y un puerto USB (del que toma la alimentación) y ya tenemos el dispositivo listo para funcionar con un sistema operativo Android o Ubuntu (podemos elegir el que queramos).

También es posible conectarlo a un ordenador tanto Mac como Windows, teniendo acceso a la memoria interna, pero a la vez utilizando nuestro sistema operativo de Cotton Candy en otra ventana.

Pequeño por fuera, grande por dentro

En cuanto a especificaciones técnicas, FXI ha conseguido unir en este pequeño aparato un procesador Samsung de doble núcleo similar al del smartphone Galaxy S II, con un sistema operativo Android o Ubuntu. Además cuenta con memoria RAM de 1GB, salida HDMI, ranura para conectar un dispositivo USB, conectividad WiFi, puerto Micro USB y ranura para tarjetas MicroSD de hasta 64GB.

Se ha incluido también conectividad Bluetooth para conectar fácilmente ratón o teclado, aunque si utilizamos nuestro portátil podemos usar los periféricos del mismo.

El procesador gráfico de Cotton Candy permite visualizar contenido Full HD a 1080p, una auténtica maravilla de reducidas dimensiones.

Como veis, es el ordenador más pequeño de su categoría, que se puede instalar en cualquier sitio sin molestar y ofrece un rendimiento notable a la altura de las actuales tablets. A mediados de marzo saldrá al mercado en varios colores y con un precio de unos 150 €, pudiendo reservarlo previamente.


Un ordenador de bolsillo, el FXI Cotton Candy Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies