Rodrigo de la Calle: “la originalidad de las cosas la marcamos todos nosotros”


Foto Rodrigo de la Calle

Muchos creen que el triunfo es cuestión de suerte, sin embargo, aunque juega un papel fundamental en nuestras vidas, la capacidad de esfuerzo, las ganas de superarse y sobre todo de hacer algo grande es lo que lleva a gente como Rodrigo de la Calle a hacer cosas tan importantes en un mundo tan complicado como el de la cocina. Hoy, con una estrella Michelín, se siente orgulloso del trabajo que hace día a día en su Restaurante R. de la Calle.

Se te puede definir con la palabra “innovador” pero imaginamos que la libertad y la cantidad de cosas que tienes posibilidad de hacer ahora no son las mismas que cuando empezaste, ¿cómo recuerdas tus inicios como emprendedor?

Fusión Pro Autónomos

Pues no hace tanto tiempo, apenas 4 años y medio desde que abrí mi restaurante pero nunca olvidaré lo duros que fueron los comienzos.  Nadie venia a comer,  era muy duro y frustrante abrir y cerrar el mismo día sin haber dado un solo servicio.

En el inicio de tu andadura, ¿pensaste alguna vez en las estrellas Michelín?

Todo cocinero sueña algún día con ganar una estrella, pero esto no lo pensaba al inicio de montar esta empresa, de hecho este pensamiento jamás rondó mi mente durante los primeros 2 años, mi única preocupación era poder pagar la hipoteca cada mes y las pocas nóminas que tenía.

Discípulo de Martín Berasategui, ¿es un handicap o una buena forma de acercarse a la cocina para hacerse un hueco en un mundo tan competitivo como este?

Lo digo ahora, lo he dicho antes y lo diré siempre,  con Martín toque el cielo y encontré un amigo para toda la vida. En mi carrera hay un antes y un después de Martín Berasategui. Sus enseñanzas me acompañan a diario y no solo como profesional, me atrevo a decir, y no me equivoco, que como ser humano su calidad es muy superior a la del cocinero.

Resulta complicado pensar en buena comida, originalidad y precios prácticamente al alcance de cualquiera. Desde que comenzaste con tu negocio, ¿esta fue la idea original, la que tenías en la cabeza?

A pesar de que procedo de una generación que nos deslumbramos con la luz de las estrellas que nos han precedido, siempre he tenido los pies en la tierra.  Mi restaurante como negocio y desde su inicio se apoya sobre una base que es una barra que vende croquetas, arroz  y platos de cuchara, cocina popular a precio de calderilla, sin esto habría cerrado en el minuto uno.

¿Para ti ser emprendedor es una forma de actuar en la vida? De ahí tal vez la idea de combinar biología y alta cocina…

Soy una persona tremendamente creativa y soñadora, dos cualidades básicas para ser emprendedor. La biología se cruzó en mi camino sin yo buscarla, igual que te he dicho lo de Martín; en mi carrera hay un antes y un después de conocer a Santiago Orts, probablemente sobre estos dos pilares (Martín y Santiago) cimenté mi proyecto profesional.

Gastrobotánica, gastrobar, términos completamente novedosos para muchos…. ¿Han sido riesgos y ganas de hacer cosas diferentes o simplemente una forma de buscar una salida a un negocio como el de la cocina de manera original?

Lo mío se llamaba al principio wine-bar and restaurant, la evolución de las ideas da como resultado palabras que son un resumen de las propias ideas. La originalidad de las cosas la marcamos todos nosotros. Gastrobotánica se resume en una sola palabra un gran proyecto profesional que creamos Santiago y yo, algo que queremos compartir con muchos otros cocineros que ya practicaban la Gastrobotánica pero nadie le había puesto nombre a esta disciplina anteriormente.

¿Qué han supuesto las redes sociales (Twitter, Facebook…)  a la hora de hacer funcionar tu negocio?

Me han cambiado la vida, solo te voy a dar un dato, semanalmente recibo solicitudes de reserva vía Twitter, creo que con esto, está dicho todo.

Eres probablemente uno de los más claros ejemplos de que la lucha y el esfuerzo emprendedor puede llevar a alguien a alcanzar el éxito en su sector. ¿Qué le dirías a los que como tú comenzaron a darle forma a una idea en la cabeza para convertirla en realidad?

Tesón, trabajo, fe, trabajo, ganas, trabajo, fuerza, trabajo, esperanza, trabajo….

Poco más se puede decir, Rodrigo de la Calle es otro gran ejemplo de que la ilusión y el esfuerzo dan sus frutos, en ocasiones con un éxito tan grande como el que él mismo ha alcanzado.


Rodrigo de la Calle: “la originalidad de las cosas la marcamos todos nosotros” Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies