Julián Martínez: “si eres emprendedor, sabes qué quieres”


Lo que comenzó siendo un negocio avalado por la experiencia de su padre se ha convertido en una forma de vida. Lejos de caer ante los problemas, de sentir que las fuerzas fallan, Julián Martínez lleva 20 años luchando por su empresa, Balaustres Martinez, dedicada a la fabricación de piedra artificial, pero con la ilusión con la que comenzó el primer día. Hablamos con él y nos dijo cosas muy interesantes…

Cuando alguien decide convertirse en emprendedor, ¿qué hace primero? Piensa en qué negocios podrían funcionar o se decanta uno por lo que de verdad le gusta y sabe hacer…

En mi caso puedo decir que el negocio partió de la idea de mi padre.  Conocimientos de la materia le sobraban, y pese a que ya no cuento con su inestimable saber, fue quien me enseñó todo lo que sé hoy del negocio.

Fusión Pro Autónomos

Ya va para 20 años, cuando iniciamos la empresa. Por aquel entonces no sabía nada del sector, ni métodos de trabajo, ni fabricación, ni entorno, ni nada que se pareciera. Era un administrativo que trabajaba en una oficina y sabía de eso, de números y formas de vender productos.  Mi padre, experto en la materia, conocedor y sabedor del sector, fue quien decidió embarcarse en el negocio.  Por tanto se unieron dos claves importantes: conocer a fondo el negocio y sector, y hacerlo en uno que funciona.

En España un emprendedor requiere de Business Angels y sobre todo de esa ayuda a fondo perdido que suelen ofrecer los familiares más cercanos, ¿sucedió eso con Balaustres Martínez?

Gracias a la experiencia, el conocimiento y los medios de mi padre, así fue. Encontrar tanto el apoyo a nivel de conocimientos, como el apoyo financiero es difícil, pero sin embargo no creo en la imposibilidad de obtenerlo.

Las iniciativas interesantes, los negocios e ideas diferentes, siempre pasan por momentos en los que el primer paso requiere de financiación. Plasmarlas con suficiente convencimiento, decisión y seguridad, hacen que transmitamos un valor añadido, lo suficientemente interesante para que otros quieran participar de un proyecto que es atractivo, cargado de ilusión y que mediante nuestra aptitud, estudios y resultados mostrados, lo hagan apetecible de participar en él.

Creo que quien quiera invertir en tu negocio debe verte como alguien que no solo tiene confianza en él, sino que además también ilusión y ganas de conseguirlo. Hacer llegar que no eres alguien que vende humo, sino una persona sensata que sabe de qué habla, tiene las ideas claras, se va a esforzar y que al igual que él, tú también arriesgas.

La piedra, los pavimentos, los muebles de jardín… requieren inversiones importantes, no es un negocio “barato”, ¿encontraste apoyo de la administración para dar el primer paso?

Siendo sincero, la administración jamás me ofreció ayuda, es mas… diré que no solo fue así, sino que más bien, siempre me ha puesto el palo en la rueda, por ejemplo en el caso de permisos descomunales en cuanto a dinero para obtenerlos. En mi caso debo decir que la administración más que ayudar, ha sido un lastre.

En un sector como este, ¿es complicado hacerse un hueco en Internet?

Hacerse un hueco en un sector siempre es una labor ardua. Sin embargo, hay que trazar un plan conciso y firme para tal fin. Para ello no hay nada como estudiar tu competencia, saber qué hacen y cómo lo hacen. Saber qué falta y qué podemos aportar diferente.

A veces no es necesario competir, sino más bien aportar iniciativas nuevas, formas diferentes, valores que nadie aporte, en definitiva y pese a vender o fabricar lo mismo, ofrecer algo novedoso de una forma diferente… de la forma en la que el cliente busca y no encuentra.

Internet a veces es impersonal y frío, hagámoslo personal, de alguna forma cariñoso, seguro. Transmitamos confianza y seguridad en el cliente a través de formas y canales para que estos tengan y consigan eso que quizás otros no hacen. Ser accesible, resolutivo e invertir en emociones, quizás no hoy, pero si en el futuro, habrá calado en estos clientes potenciales para saber que tu firma es valor seguro de confianza.

¿Cuáles son las principales dudas que surgen a la hora de emprender?

Son muchos y variados, pero quizás estos los destacaría el concepto de negocio (servicio o fabricación, etc.). Otro de los aspectos que me preocupó  es conocer qué productos o servicios voy a comercializar, quienes serán nuestros clientes, cómo y de qué forma voy venderlos, cómo y de qué forma voy a llegar a esos clientes y, por supuesto, hacer un estudio de mercado.

¿Podemos hablar de un “movimiento emprendedor” surgido al mismo tiempo que la crisis económica o siempre ha estado ahí?

Sí, rotundamente sí. Prueba de ello son iniciativas que salen en todo el territorio español. Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, son algunos ejemplos de cómo un movimiento en expansión hace frente a la crisis actual, mediante el estudio de nuevas formas, compartir experiencias novedosas y potenciar los lazos entre iniciativas interesantes y de éxito.

¿Animarías a la gente a poner toda la carne en el asador y cumplir su sueño?

Sí. En tanto en cuanto nuestras posibilidades, nuestras vivencias, circunstancias y otros parámetros, así nos lo permitan, sí deberíamos emprender.

Es alentador, satisfactorio y emocionante poder cerrar cada día tu negocio y saber que pese al esfuerzo, horas y trabajo, de alguna manera cada día te lleva a algo más. A crecer un poquito, a saber que pese a las dificultades, por tu esfuerzo y trabajo, por tus ganas e ilusión, hoy fue un día en el que diste un pasito más en el largo y duro camino que estamos todos recorriendo, en estos momentos tan duros.

A veces la ilusión es fundamental para transmitir a otros que no solo trabajas, sino que además lo pasas bien haciéndolo. Contagias de ese sentimiento, te sientes bien, llegas a casa cansado, pues no tienes horas, pero bien ha merecido la pena.

Y esto innegablemente es una forma de conseguir un sueño, de trabajar cada día por él, de tener metas y esperanzas en que te sientes bien con lo que haces. Esa labor dura diaria produce beneficios. La satisfacción pese al duro trabajo está asegurada, de una u otra forma.

Julián Martínez desde luego lo tiene claro y su capacidad de esfuerzo ha tenido su fruto, nada menos que 20 años levantando un negocio. Un gran ejemplo de que ser emprendedor es posible a largo plazo.


Julián Martínez: “si eres emprendedor, sabes qué quieres” Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies