Eva Sierra: “si socialmente el emprendimiento fuese visto de otra manera, quizás más gente daría el paso”


Foto Eva Sierra

Un restaurante con take away y comida para llevar. Así de completo es Zamburiña, el negocio con el que Eva Sierra decidió lanzarse tras nueve años como directiva en una entidad financiera. Un puesto seguro que no pudo con su vocación emprendedora. Así que decidió emprender porque “estoy loca” -asegura- y quería asumir nuevos retos. De momento, el restaurante ha sobrevivido a dos inundaciones pero “con imaginación, vas resolviendo” cualquier problema. “Hay que ser optimistas constantemente”.

Creadora de Zamburiña… ¿en qué consiste tu negocio?

Fusión Pro Autónomos

Es un negocio con apenas seis meses de vida que nace con vocación de comercio en cadena para servir comida natural y saludable para ejecutivos que quieran disfrutarla en cualquier lugar. Tenemos el restaurante en el centro financiero de Madrid de 400 m2 en el que se puede comer, y en él, hay una parte diferenciada de servicio de take away. Además, entregamos en oficina a través de los pedidos que, de momento, nos hacen por teléfono pero, muy pronto, nuestros clientes también podrán hacer sus encargos a través de nuestra tienda online.

Así que eres una emprendedora de lo online y de lo real…

Cuando hice el plan de negocio, estudié las tendencias del mercado y detecté la necesidad de llevar a la realidad el mundo virtual. Por ello surgió Zamburiña: no somos la empresa que fabrica comida en un polígono para venderla por Internet. Mi socio y yo queríamos dar un paso más allá y fusionar el bar de toda la vida con el mundo virtual.

¿Qué tipo de cocina ofrecéis y con qué tipo de cliente contáis?

Nuestra carta ha sido diseñada por Iria Castro. Es cocina natural y saludable, basada en la comida casera y mediterránea pero con un giro actual. Es cocina de autor. Nuestros clientes son, principalmente, ejecutivos de la zona que vienen a comer a diario. Pero también tenemos otro tipo de clientela porque organizamos diferentes eventos y colaboramos con pequeños emprendedores. Por ejemplo, La Cambra, que acaba de lanzar su tienda online de bolsos, hizo aquí la presentación de su empresa. En Zamburiña también hay reuniones de jóvenes empresarios. Y es que nuestro local llama mucho la atención.

Así que Zamburiña no es un restaurante al uso…

No, no es solo el clásico restaurante en el que únicamente se puede comer. Está decorado por Luis Galliusi, el Ferrá Adriá del interiorismo, porque le da una personalidad a cada lugar. Lo que más llama la atención del restaurante es la cocina: está acristalada para que el cliente vea que todo lo preparamos en ella 100% natural. Otra de las características del restaurante es que tiene un techo que absorbe el sonido así que los clientes nunca tienen la sensación de que les moleste la música o el barullo de la gente. También hemos utilizado elementos de ecodiseño.

Pero tú Eva tenías un trabajo anterior… ¿cómo te lanzaste a esto?

Primero, porque estoy loca (risas). En España, es lo primero que uno pensaría. Yo estaba muy bien colocada pero siempre he tenido la vocación de emprender y de asumir retos. La hostelería siempre me ha gustado. Tenía experiencia en el sector y dije que volvería a ella, a pesar de lo dura que es, pero desde la propiedad. Trabajé nueve años en el sector, otros tantos como directiva de un banco, así que decidí aprovechar todos estos conocimientos montando un negocio propio. Pero te confieso que nunca imaginé lo duro que podía ser.

¿Y quién te ha ayudado a poner en marcha todo esto?

El proyecto lo desarrollé en el Instituto de Empresa. Poco a poco, la idea fue tomando forma mientras hice algún que otro curso, porque la búsqueda del local y de financiación me llevó un tiempo. El local lo conseguimos por nuestros propios medios y, en este sentido, la crisis me favoreció. Nos lo vendió una multinacional. Además, conseguí alguna ayuda a fondo perdido de la Comunidad de Madrid.

Así que es verdad que las ayudas existen…

Existen pero debería haber más. La cultura española o la formación que nos inculcan, no está encaminada al emprendimiento pero hay ayudas. También es importante poder acceder a una financiación más ventajosa y que permita hacerlo con tus recursos. Este tema es algo complicado pero todo emprendedor debe ser consciente de la importancia que tienen las decisiones financieras.

¿Qué balance haces de tu trayectoria profesional como emprendedora?

Lo más gratificante es la creación, dar al mercado algo nuevo que tú mismo has construido y que, como emprendedor, eres capaz de sacarlo adelante en función de las necesidades que vayas detectando en el mercado. La búsqueda de la financiación, los temas burocráticos, etc. te complican la vida y te restan capacidad. Es muy duro y hay días tan malos que solo quieres pasar página y esperar que el siguiente sea mejor. Pero las ganas y la motivación interna son fundamentales y ¡no puedo permitirme el lujo de perderlas! Nosotros hemos sufrido dos inundaciones, cambios de equipo que te trastocan los planes, etc. y con imaginación, vas resolviendo. Hay que ser optimistas constantemente.

¿Crees que en España hay ganas de emprender?

Creo que hay un porcentaje, aunque sea pequeño, de personas que sí quieren emprender y que tienen muchas ganas de hacer algo y de aportar cosas nuevas a la sociedad. Pero en nuestra cultura, el emprendimiento no está arraigado. Si socialmente fuese visto de otra manera, quizás más gente daría el paso. Pero el componente de asumir el factor riesgo es importante y es un aspecto que tampoco se da en nuestra cultura. En EE.UU. el que fracasa está bien visto porque el siguiente emprendimiento lo va a hacer con más conocimientos. Aquí, en España, como te equivoques, sabes que te a caer la galleta seguro (risas).

Eva Sierra ha volcado todo su conocimiento y experiencia en Zamburiña pero cuenta con el apoyo de todo un equipo. Su próximo reto es sacar la tienda online y seguir apoyando a otros pequeños emprendedores para que, poco a poco, el emprendimiento consiga el reconocimiento que merece.


Eva Sierra: “si socialmente el emprendimiento fuese visto de otra manera, quizás más gente daría el paso” Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies