Un negocio debe surgir de la pasión


Foto Emilio Rey

Hablar con Emilio Rey es hablar con el hombre del tiempo. Pero no con ese al que solemos ver cada día en televisión. En realidad, este emprendedor ha hecho de su entusiasmo su propia empresa, Digital Meteo, un negocio único, pues ofrecen pronósticos meteorológicos muy especializados, bajo demanda, para que las empresas ahorren costes porque… ¿habías pensado alguna vez el dinero que puede perder una compañía si realiza un transporte de alimentos perecederos en medio de una nevada imprevista? De ello se encarga Emilio Rey y su equipo. Su lema: “Tenemos todo el tiempo del mundo para ti”.

¿Tan importante es el tiempo en nuestras vidas?

Fusión Pro Autónomos

¡Es importantísimo! Condiciona nuestra forma de vestir e influye en todos nuestros aspectos, incluso a nivel emocional. La presión atmosférica hace que estemos más contentos, más deprimidos, que nos duelan las articulaciones… Y podemos hacer unas cosas u otras en función del tiempo.

¿Qué tipo de clientes tenéis?

Tenemos clientes de todo tipo: empresas que organizan eventos, empresas que organizan bodas… También trabajamos para el periódico deportivo Marca, en el que damos el pronóstico del tiempo que se espera en el estadio de los encuentros de Primera División para que los asistentes al partido sepan si se tienen que llevar paraguas o no.

También trabajamos con empresas que se dedican a la construcción. Una carretera, por poner un ejemplo, no se puede asfaltar si está lloviendo. Nosotros hablamos con la empresa y les decimos cuando pueden asfaltar para que no pierdan dinero.

También asesoramos, por poner otro ejemplo, a una empresa que monta los escenarios de los conciertos. El último trabajo de este tipo lo hicimos en el pasado mes de octubre cuando Coldplay actuó en Las Ventas. Esta empresa sabía que ese día iba a llover, y efectivamente llovió, pero también les informamos sobre las rachas de viento de esa noche para que pudieran montar el escenario de la manera más segura posible.

En definitiva, lo que hacemos es traducir el mensaje meteorológico a lo que el cliente quiere para poder desarrollar bien su trabajo.

¿Por qué decidiste montar este negocio? Dices en tu web que “después de la pequeña frustración que me produjo hace años no estudiar la carrera de meteorólogo y “conformarme” con ser informático”

Sí, soy diplomado en informática pero a mí me ha gustado de siempre la meteorología, entender las tormentas, los anticiclones, las borrascas… He estudiado más meteorología que informática (risas). De hecho, Digital Meteo es la tercera empresa que monto. Las dos anteriores fueron de informática, así que podemos decir que el emprendimiento siempre ha formado parte de mi vida. Me he pegado bastantes batacazos pero equivocarse es fundamental para seguir adelante.

¿Podríamos decir entonces que eres un emprendedor nato?

Emprendedor nato, emprendedor en serie… da igual. Lo que yo nunca voy a dejar es Digital Meteo. Las otras dos empresas nacieron fruto de una necesidad: la anterior compañía para la que trabajaba cerró y junto a varios compañeros, decidimos montar los negocios. Digital Meteo es fruto de una pasión que tengo desde hace muchos años y dos socios, que son amigos míos, se lanzaron también al proyecto. Nosotros queremos revolucionar el mundo, luego ya veremos donde nos quedamos. Pero queremos cambiar la manera en que la meteorología influye en la sociedad. Queremos revolucionar el mundo de la meteorología a través de las nuevas tecnologías.

Suena un poco raro eso de querer “revolucionar” pero queremos que surja competencia porque para mí la competencia es buena y el mercado es grande. A día de hoy, no hay empresas que den un servicio meteorológico como el nuestro. Llegará, porque es útil. Si una empresa quiere mandar tres camiones de mercancía perecedera de Madrid a Barcelona, no quiere que se le queden por el camino por culpa de una nevada. Ello supondría unas pérdidas enormes. Y creo que el hecho de contratarnos, supone un cierto ahorro de costes.

¿Y cómo ves eso de la “revolución”?

Es un objetivo a muy largo plazo y poco a poco algo vamos consiguiendo. Trabajamos para clientes muy grandes pero queda mucho por hacer. A día de hoy la empresa es autosuficiente pero queremos crecer. De hecho, acabo de venir de Bruselas para poder crear una red comercial de servicios en centroeuropa y tenemos ya a una persona que va a trabajar con nosotros desde allí para que abra el camino que nosotros hemos abierto en España. Vamos sin prisa pero sin pausa.

Se te ve muy contento…

Para que una empresa nazca y crezca en los tiempos que corren, necesitas que la energía salga de la pasión, sino te agotas. Yo ahora estoy haciendo lo que más me gusta. Soy feliz y puede o no funcionar, pero desde luego tengo que intentarlo. Soy autónomo y no dejo de trabajar, pero hoy, por ejemplo, me he ido a la Sierra de Madrid para echar un vistazo y ver cómo han afectado las primeras lluvias del año, si hay o no setas… ¿Quién puede hacer eso un viernes por la mañana? Casi nadie. ¿Cuánto vale eso? Para mí, muchísimo. Me llevo mi cámara y hago fotos para luego colgarlas en Twitter.

Luego está la gestión empresarial, de la que se ocupa uno de mis socios. Es el director financiero, me aconseja y acordamos siempre juntos qué vamos a hacer. El equipo que me rodea es fundamental. Luego está mi tercer socio, que invirtió en Digital Meteo cuando ni siquiera existía.

También es muy importante el equipo de meteorólogos con el que cuento. Tienen un pago mixto: metálico y acciones, porque quiero que todos se sientan parte de la empresa, al igual que yo. De momento, yo sigo siendo el mayor accionista y quiero seguir siéndolo. Seguiré mirando al cielo siempre.

Pero como emprendedor imagino que no todo es coser y cantar. Los inicios tuvieron que ser duros…

La verdad es que yo he tenido mucha suerte en esto porque a mí me dieron el dinero. El tercer socio, o full, como nosotros le llamamos, quería participar en una empresa que ni existía, junto al director financiero y yo. Llegamos a un acuerdo. Fuimos muy afortunados porque todo ha salido bien y tanto él como nosotros hemos ganado. Hemos ido a mejor aunque siempre tenemos el mismo problema, que es el que tienen todas las empresas: la liquidez. Nosotros pagamos nóminas y los clientes nos pagan a 3 o 4 meses. Pero esto funciona así.

¿Y cómo habéis afrontado la crisis?

Nos ha afectado porque los pagos se retrasan y hay menos circulante, pero hemos sufrido una crisis más bien invertida. Es decir, posibles inversores que estaban interesados en Digital Meteo se han echado para atrás, pero no hemos perdido clientes porque ahorran costes contratando nuestros servicios.

¿Crees que España es un país emprendedor? ¿Por qué?

Falta bastante iniciativa. Yo creo que la gente no sabe lo que quiere, lo que le mueve. Y si lo saben, no tiene el valor de lanzarse. Todo el mundo se queja, pero nadie arriesga. Para ser emprendedor, tienes que dedicarte a lo que más te guste porque solo así podrás salir adelante. Para mí, la pasión es vital. Desde hace tiempo, organizo un evento para emprendedores junto a más personas. Cada vez que nos reunimos contamos nuestras experiencias, hacemos talleres…

Ahora es un buen momento para tomar posiciones y cuando salgamos de esta crisis, quienes se hayan estado preparando durante este tiempo, estarán en alza, tendrán un nombre, una marca… No podemos esperar a que nos saquen las castañas del fuego. Y eso requiere de esfuerzo, hay que trabajar mucho y cualquier pequeño éxito, es todo un gran logro a celebrar. Todo ello requiere de mucho trabajo y nos cuesta trabajar más allá de las 8 horas diarias. Yo trabajo mucho más y aguanto porque disfruto con ello. De lo contrario, me sería imposible. Intento no olvidar que soy un privilegiado: al fin trabajo en lo que me gusta, y eso muy poca gente puede decirlo.

Si alguien está pensando en montar su propio negocio… ¿qué le dirías?

Lo primero que tiene que saber es si eso es lo que de verdad quiere hacer: ¿es pasión o es necesidad? Porque al principio se pueden empezar muchos proyectos, pero si no te gusta de verdad no aguantarás. También es muy importante hablar con mucha gente que está en tu misma situación y moverse. Son importantísimos los eventos de emprendedores y demás. Y a pesar de lo que cree la gente, lo importante no es tener una idea sino cómo desarrollarla. Y, por supuesto, cuidar al equipo: el emprendedor no puede hacer todo solo y a la perfección.

Emilio Rey es optimista y confía en alcanzar su meta revolucionaria mientras espera con los brazos abiertos a una competencia con la que tendrá que comprobar si sigue siendo el mejor o no en su sector.


Un negocio debe surgir de la pasión Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies