Cristina Díaz Gallego: si hay pasión hay futuro


Foto de Cristina Diaz

Cristina Díaz Gallego es una joven emprendedora que llegado el momento tomó la decisión más importante de su vida: lanzarse al mundo empresarial con un negocio muy particular en el que, además, se pretende ayudar a la gente.

En Recados Colmenar nos facilitan  la vida haciéndose cargo de los recados que por falta de tiempo nunca conseguimos llevar a cabo. Con ello, Cristina encontró la mejor forma de hacer algo por los demás, pero sin dejar de lado la faceta empresarial. Ha conseguido montar su negocio y sobre todo disfrutar con lo que hace. Una experiencia que ha querido compartir con nosotros.

Fusión Pro Autónomos

Convertirse en “emprendedor” no debe ser tarea fácil, pero hacerlo además con un negocio tan particular como éste…  ¿Cómo se te ocurrió la idea?

Efectivamente no es fácil y no es un tópico. Ser emprendedor en este país es demasiado complicado. Me gustaría que se nos oyese y ayudase mucho más. Un ejemplo del apoyo al emprendedor es EEUU.

La idea de crear una empresa siempre la había tenido en mente. Compartía ideas con todos mis amigos y siempre he sido muy inquieta, pero tras una mala experiencia en una empresa en la que trabajaba, decidí que había llegado el momento y de entre todas las ideas elegí la que menos inversión inicial necesitaba y la que más me gustaba por la poder ayudar a la gente.

¿Cuáles fueron los problemas que encontraste a la hora de convertirte en “joven emprendedora”? ¿Te hicieron replantearte la idea?

Por desconocimiento, un problema son los temas legales y la burocracia, pero creo que el problema más importante es encontrar el modelo de negocio adecuado y poder realizarlo, encontrar ese nicho de mercado donde pueda existir demanda real. De hecho, estoy planteándome cambiar el modelo de negocio utilizando una idea que un día encontré buscando información sobre este negocio en otros países.

Otro problema fue encontrar a las personas adecuadas para comenzar el proyecto.
Nunca me he replanteado la idea o he dejado de creer en ella. Siempre digo que para mí es como “mi bebé” y que poco a poco irá creciendo de una manera u otra. Sólo me la replanteo en el sentido que te comentaba antes, del modelo de negocio.

No tengo miedo al fracaso, de hecho, creo que se debería hablar más de casos de fracaso porque como todos sabemos, se aprende muchísimo.

A la hora de montar un negocio, ¿es fácil encontrar información y guías que te orienten para dar un paso de tanta importancia?

He encontrado mucha información y además muchas personas me han ayudado, por ejemplo en Iniciador Madrid, un evento en el que acuden emprendedores y hablan de su experiencia y además fomenta el networking, con lo que conoces a muchas personas que te dan ideas, soluciones y con los que incluso puedes colaborar en muchos sentidos.
Y por supuesto acudí a otras empresas de España que ya se dedicaban a los recados para que me contasen su experiencia, problemas y me facilitaran información de algunos aspectos legales. Ahora, yo también comparto todo lo aprendido (aunque aún me queda mucho) con otras empresas del sector que me llaman para que les ayude y eso me encanta.

Ahora, desde la perspectiva que da la experiencia, ¿cuáles son los pros y los contras de esta opción?

Voy a empezar por los pros. Soy una persona positiva y creo que es importante trasmitírselo a futuros emprendedores.

Una de las mejores cosas es poder desarrollar algo que es tuyo, la ilusión con la que trabajas en ello, por lo que es fundamental ponerle mucha pasión.

Desarrollar tu imaginación, potencial y creatividad sin que nadie te ponga límites para mí es importante, aunque siempre hago “test” con las personas cercanas para saber su opinión, así como con las personas que forman parte del proyecto.

También es positivo que te actualices constantemente, obtener conocimientos de todo tipo de cosas y esto es muy enriquecedor.

Y algo que siempre emociona es el momento en el que consigues un nuevo cliente y cada vez que un cliente escribe una buena opinión sobre el negocio o sobre el trabajo de las personas que desarrollamos el proyecto.

En cuanto a los contras, para mí son relativos y dependen del día… Debes dedicarle muchas, muchas horas, mucha constancia, afrontar que muchos días no llamará nadie, que ganarás poco en un inicio y que casi no obtendrás beneficios, la incertidumbre…Pero quiero hacer hincapié en que debes ponerle mucha pasión e ilusión y que debes apoyarte y rodearte de todas las personas necesarias para seguir hacia adelante.

¿Sientes el apoyo de la gente? Es decir, en tiempos de crisis, ¿las personas tienden a acudir a las pequeñas empresas antes que a las grandes?

En mi caso, ser una pequeña empresa es beneficioso ya que es algo local (aunque en el nuevo modelo de empresa la idea es crecer bastante). He limitado en un principio mi radio de acción para poder ofrecer micro-precios pero de tal manera que yo también obtuviera beneficio.

El apoyo de la gente lo siento cada vez que un cliente o no cliente aún me dice que le ha contado la idea del negocio a otras personas y después me llaman.

En mi caso, el trato con los clientes es muy cercano, de hecho me dan las llaves de su casa para determinados recados, es decir, debo potenciar y cuidar la confianza y además cuidar cada detalle antes, durante y después del servicio al cliente. Muchas grandes empresas no son capaces de alcanzar esta cercanía y no cuidan el servicio al cliente con tanto detalle.

¿Qué importancia le das a las redes sociales a la hora de impulsar tu negocio?

Al principio me sentí muy reacia a crear la identidad digital de la empresa, pero por puro desconocimiento. No puedo alegrarme más de haber tomado la decisión de impulsarlo a través de las redes sociales.

En mi caso ha sido muy importante ya que además hay muy pocas empresas de este tipo en las redes y las que hay tienen una escasa actividad.

A través de facebook y twitter no sólo compartía información, consejos, etc. sino que han llegado muchos clientes y también personas interesadas en trabajar con nosotros.

¿Qué les dirías a los que están a punto de lanzarse a una aventura como www.recadoscolmenar.com?

Lo primero de todo animarles si de verdad creen en ello. Que no tengan miedo ya que si lo plantean adecuadamente la inversión es mínima.

También me parece muy importante que se rodeen de un buen equipo o de colaboradores que les aporten y con los que crecer.

Es fundamental que cuiden la imagen de su empresa ya que este negocio se basa en la confianza y deben trabajar cada detalle, pero no sólo en el trato directo con el cliente, también en la página web, en la publicidad offline y online, en lo que dicen y cómo lo dicen en las redes sociales, etc.

Y por último, y me voy a repetir, que le pongan mucha pasión.
Cristina lo dejó claro, la ilusión y la fuerza de creer en un proyecto son las bazas imprescindibles para que salga bien. Así que como bien dice Cristina, si hay pasión hay futuro.


Cristina Díaz Gallego: si hay pasión hay futuro Movistar MásQueNegocio

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies