Clara Soler, turismo 2.0 y muchas ganas de trabajar


Foto Clara Soler

Clara Soler es joven, optimista y con mucha energía, pero sobre todo es una persona valiente, que se lanzó al mundo empresarial aunando su preparación en el mundo del turismo, con algo que siempre le había llamado la atención, el universo 2.0. Los comienzos fueron difíciles, pero Clara ha visto recompensado su esfuerzo un año y medio después de montar Turistícate, una empresa joven que trabaja reinventando la comunicación del turismo en Internet. Uniendo siempre off-line y on-line, ha visto como su “bebé”, como ella lo llama, crece sano y fuerte.

Lanzarse como emprendedor a un mundo globalizado y lleno de competencia no debe ser fácil. ¿Cómo fueron los inicios?

Fusión Pro Autónomos

Ufff… Yo trabajaba en un ayuntamiento como técnico de turismo y en un momento dado me redujeron la jornada a la mitad y pensé que ese no era mi sitio, que no avanzaba. Así que me puse a estudiar todo lo relacionado con el 2.0, redes sociales, etc. Porque me gustaba mucho. Además como yo venía del sector turismo, pensé que sería fantástico unir ambos.

Me decidí a hacerme autónoma y arriesgar, estuve 8 meses así y comencé a tener trabajo, pero en plan ONG, sin cobrar. Es más tengo una carpeta con clientes a la que llamo así, ONG, los clientes con los que empecé a trastear en este mundillo.

Pero desde luego no hubiera podido hacerlo sin mis padres que me iban dejado dinero poquito a poco. Hasta hace unos meses que finalmente monté mi empresa y ya no tengo que pedirles nada. Se lo devolveré en forma de regalo en vez de darles 50 euros todos los meses.

Si no fuera por ellos, no podría haberme mantenido.

Pero si quieres te hago una definición de lo que para mí es ser emprendedor. Hace tiempo que la escribí en mi blog www.clarasoler.es: “emprender es arrancar un negocio con tus pobres ahorros, con la ayuda que te puedan prestar tus padres y con el apoyo de tus amigos. Emprender es llegar a casa después de una reunión de traje y chaqueta, ponerte el chándal y currar para preparar algún proyecto nuevo. Es no dormir por las noches porque la cabeza no para dar vueltas pensando cómo pagar el autónomo o el alquiler del piso. Es quedarte los fines de semana en casa sin salir por no tener dinero ni para tomarte una caña, o trabajar horas extra de camarera en alguna boda intentando que no te vea nadie conocido. Es llorar o tener una úlcera de estómago. Es perseguir a tus clientes para que te paguen, o ir a un evento con tu mejor sonrisa cuando sabes que al llegar a casa la nevera estará vacía. Eso es emprender…”

¿De qué manera organizaste lo que querías hacer con tu empresa?

Empecé probando, no tenía ni idea. Surgió un curso de la Cámara de Comercio, Creación y consolidación de empresas. Pero antes había empezado yo a hacer mi propio plan de empresa, me apunté a un curso para hacerlo y… aún lo tengo sin acabar. No sabía cómo pedir un crédito, aunque en el fondo no quería meterme en ningún “fregao” porque luego lo tienes que devolver…

Se apoya realmente a los emprendedores españoles o es sólo palabrería.

Creo que sí, se apoya pero se necesita tener algo. Como autónomo te dan una ayuda de 3.000 euros de ayuda para material, pero antes de que te los den has de gastarlos y presentar las facturas… No los tienes por eso los pides, con lo cual si no tienes nada… A ver qué haces. Hay que buscar muy bien ayudas, porque no es tan fácil.

¿Has sentido en algún momento que no podías más? Si es así, ¿qué te hizo continuar?

¿Al mes? ¿Te digo cuántas veces al mes?…. Seguí adelante porque soy muy cabezona, y porque además creía muchísimo en el proyecto, me ilusionaba mucho y estaba segura de que era una buena idea. Después de año y medio, que es poco tiempo, los resultados obtenidos son muy buenos, la gente me felicita y claro, yo siempre digo que a cabezonería no me gana nadie. Vamos que por mis… dejémoslo ahí…. Caes muchísimas veces, pero las horas que le dedicas y las ganas que le pones, acaban dando muy buenos resultados.

¿Qué punto de locura se requiere para “montárselo” de forma individual?

Se necesita, sí, de lo contrario sería imposible. Pero es que cuando uno es emprendedor, no estar atado también ayuda. No tener cargas familiares, no tener pareja, tampoco dejar que se acercaran porque para mí lo más importante era el proyecto. Sí un alquiler que pagar, pero no más responsabilidades. Como solo ha sido mi empresa y yo, puedes acudir a eventos, reuniones, levantarte a las 6 de la mañana y acostarte a las 3…

Sorprende la cercanía con la que presentáis vuestros servicios en un sector que a priori resulta frío e impersonal. ¿Es la mejor manera de alcanzar el éxito? ¿Diferenciarse del resto?

Mi principal estrategia ha sido convertirme en la misma persona offline y online. Hablo igual en Twitter, en Facebook… que en una conferencia. Estar en las redes sociales sí, pero siempre de una manera cercana, porque sobre todo somos personas.

Muchas veces la gente me dice que soy igual, pero las empresas que llevo, también hablan en las redes sociales de la misma manera, somos humanos, tenemos que hablar como lo que somos.

¿Crees que si se ayudara más a las empresas nuevas, los emprendedores podrían tener la llave para acabar con la crisis, al tener la opción de crear puestos de trabajo?

Creo que sí, si nos facilitaran algo más la vida, todo iría mejor. Las subvenciones, las ayudas, son importantes, pero es que además, pedir un papel en la asesoría o en alguna administración del Estado se hace eterno, cuesta tanto tiempo… que mucha gente se desanima.

Empezamos dos socias, yo me quedé sola hace un par de meses y he tenido que buscar colaboradores, de momento de forma autónoma, dependiendo del nivel de trabajo que tenga. Eso no lo hubiera yo imaginado en la vida, hace seis meses ni me lo planteaba. Si podemos salir de esto con muchos emprendedores, por las ganas, la energía, la ilusión, las horas que echamos… Es nuestro,  nuestra empresa es nuestro bebé, lo criamos y eso es quizá lo que ayuda a que las cosas salgan bien.

Escuchar las ganas y la pasión con la que Clara habla de Turistícate hace que cualquier cosa parezca posible si se cree en ella. Un ejemplo de constancia y como ella misma define “cabezonería”, que avanza poco a poco en lo que parece se convertirá en una carrera brillante. ¡Suerte Clara!


Clara Soler, turismo 2.0 y muchas ganas de trabajar Movistar MásQueNegocio

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerle un mejor servicio. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies